Teléfono

809-581-7772

WhatsApp

+1-829-909-7772

¿Donde Estamos?

Ver Mapa Ubicación

Entrevista al Dr. Marcel Morel en periódico el Caribe

“Creamos conciencia de la alta mortalidad del cáncer de seno para que se traten”

Ante la carencia de equipos modernos, Marcel Morel decidió montar un centro independiente con tecnología de punta.

Además de la labor privada, Marcel Morel hace un trabajo filantrópico en Misión Ilac, donde promueve la salud integral en beneficio de familias del campo.

La vocación por servir, y la pasión por el arte fotográfico llevaron al doctor Marcel Morel a especializarse en imágenes médicas cuando era una rama en pañales. Avalado por su especialidad en Radiología, y la sub especialidad en Senología, fue de los pioneros en hablar de diagnóstico de cáncer de seno hace más de 35 años, cuando el tema era poco tratado en el país, recibiendo para entonces tres o cuatro consultas por semana en Diagnosis, Centro de Imágenes Médicas y Laboratorio Clínico, donde hoy día han pasado más de cien mil pacientes. Preside MÉDICA, un centro que da servicio a empleados y comunidades aledañas a la Zona Franca.

1. Raíces

Soy hijo de una familia trabajadora, muy estable y unida, mi padre fue un francés que vino al país después de la guerra, y mi madre es hija de una familia grande de la Sierra; por mi padre ser extranjero, con una formación diferente a la dominicana, fue muy particular y muy bien balanceada. Vivíamos al lado de donde está Diagnosis, esto era un monte, nos criamos en un ambiente prácticamente rural, fue una niñez bastante agradable, además Santiago era pequeño con una población de menos de 100.000 habitantes, todo el mundo se conocía. A mi papá le encantaba el mar, íbamos todos los fines de semana a Sosúa porque había una colonia de alemanes, franceses, no habían dominicanos y papá tenía compañía, gente con quien se entendía y le resultaba muy agradable”.

2. Formación

Estudié en el Instituto Iberia en la época de sus inicios con don Pepe Jiménez, don Víctor que era el director del Iberia en esa época acababa de llegar al país, don Pepe y doña Luisa eran los principales maestros y tuve la dicha de que fueran mis maestros. Haber pasado por el Iberia determinó la formación intelectual y de responsabilidad que me acompañó toda mi vida, yo digo que después del Iberia fui al bachillerato y a la universidad a tirar tiza porque, los conocimientos para entender lo que pasa en el mundo en cuanto a historia, política, y cosas de matemáticas, de geografía que me han servido toda la vida, la base me la dio completamente el Iberia, y es tan importante que todavía nos juntamos un grupo de compañeros que estuvieron conmigo rememoramos esos momentos que marcaron nuestras vidas”.

3. Universidad

Entré muy joven a la universidad, a los 15 años. Me fui a la Universidad Autónoma de Santo Domingo porque se me había ocurrido que quería ser médico, no sé por qué, porque en mi familia no había ningún médico. Mi mamá era muy izquierdista, siempre estaba en la acera de enfrente reclamando por la desigualdad, por las injusticias, y hablarle de que íbamos a ir a la UNPHU o a la Madre y Maestra para ella era un insulto. Por asuntos políticos, me tocó todo lo que le pudo tocar a un estudiante de la UASD: el medio millón para la universidad, el asesinato de Sagrario, la invasión de Caracoles de Caamaño, y cada vez que llegaba una de esas cosas en el gobierno de Balaguer, cerraban la universidad varios meses, por lo que mi carrera fue un poco dilatada”.

4. Docencia

Después del segundo año de Medicina me nombraron asistente de profesor de Genética Médica, ayudaba a los profesores a dar la práctica, corregir exámenes, eso me permitía unos ingresos adicionales, lo cual ayudaba muchísimo, junto con eso tuve la oportunidad de trabajar en INTEC que acababa de abrir, porque el mismo profesor de la UASD daba clase allá. Cuando me gradué, la Madre y Maestra me contrató como profesor de Genética Médica, eso fue en el año 79 y duré con ellos hasta el año 81 como profesor a tiempo completo”.

5. Especialidad

Trabajando como profesor, decidí hacer la especialidad de Radiología, en aquel tiempo había dos radiólogos en el país, porque el radiólogo se limitaba a leer placas y no se le daba mucha importancia como especialidad, sin embargo al final de mi carrera comenzaba a tener nuevas tecnologías que iban a modificar completamente su práctica, y a mí me encantaban las imágenes, fui de los primeros tres residentes de Radiología, en el recién inaugurado Cabral y Báez. El primer año lo hice con ellos, pero obtuve una beca para ir a París a especializarme. Hice tres años de Radiología convencional en París, e hice una subespecialidad en Senología, que estaba en sus inicios, para diagnosticar y biopsiar el seno, para darle soporte al tratamiento del cáncer de seno. Cuándo regreso traje el primer mamógrafo al país”.

6. Origen de Diagnosis

Diagnosis se llamó Senología en principio, hacer Senología fue mi proyecto de vida en ese momento, tomó varios años convencer a los ginecólogos para que mandaran a las mujeres hacerse mamografía cada año, no entendían eso porque la mama no era del ginecólogo, el seno no era de nadie, cuando la mujer sentía un tumor la mandaba al cirujano ya con un cáncer avanzado, hubo que subir la conciencia de la alta mortalidad del cáncer de seno para convencer de hacerse la mamografía. Veíamos una a dos pacientes a la semana, después dos diario, después cinco, por eso tomó 4 o 5 años. Diagnosis surgió porque había una necesidad imperiosa de tener imágenes médicas de alta calidad, no había una inversión en equipamiento tecnológico significativo y las clínicas no entendían que invertir en equipamiento moderno para hacer imágenes confiables, y viéndome limitado con esa postura de los establecimientos médicos en general, me dije voy a tener que independizarme, montar un centro que tuviera los equipos que yo quería tener para hacer mi especialidad en las condiciones que debía ofrecer a la gente que estaba necesitando”.

7. Huellas

En mi ejercicio hay dos casos significativos para mí, el más significativo es el de una paciente de 27 años, muy cercana a la familia, que vino a hacerse una sonografía convencional de tiroides, tenía cáncer de tiroides, le hicimos una sonografía del seno y tenía un cáncer de seno, la ventaja estuvo en que el tipo de cáncer que tenía era muy tratable y se trató muy a tiempo. Fue un drama, una muchacha que ni siquiera estaba casada en ese tiempo y había que darle quimioterapia, operarla, era cambiarle la vida. La otra persona fue una tía que me enseñó algo muy bueno de la vida. Casi a los 80 años me dijo que quería hacerse una mamografía porque tenía una pelotita en el seno, y resultó cáncer, y mira lo curioso de la vida, me dijo no me voy a hacer nada, le dije déjalo así, eso es lo que quiere Dios. Se dejó su cáncer de seno y vivió 15 años sin ponerle la mano, sin tratamiento ni nada, o sea que el cáncer de seno tiene sus variedades, se presenta muy agresivo para algunas personas, no importa lo que haga realmente da un resultado negativo, y otras veces por las bondades que tiene, junto con la persona que lo trata, es sumamente benigno”.

8. Jueves 68

Llegué a la Radiología porque mientras estudiaba Medicina me encantó muchísimo la fotografía, y la tomé con tal pasión, casi a nivel profesional. Fui miembro fundador de Jueves 68, pionero en el país en la fotografía artística. Éramos 10 fotógrafos, entre ellos Wilfredo García, Domingo Batista, Cuqui Cabrera, José Antonio Ramírez, Cucho Borrell. Pasé 10 años trabajando en fotografías mientras estudiaba Medicina. Cuando terminé la carrera, me encuentro con que tenía muy buen nivel en fotografía, manejaba muy bien el concepto química y la física de la imagen, tener ese conocimiento era una ventaja en Radiología porque en ese tiempo las placas se hacían igual que las fotografías, había que revelarlas, secarla y eso fue lo que hicimos, o sea que en parte elegí la Radiología porque estaba muy vinculado con el asunto de las imágenes”.

9. Familia

Tuve la dicha de toparme con una mujer excepcional cuando tenía 15 años, mi esposa actual. Elizabeth estaba en octavo curso y yo en secundaria, me atrajo muchísimo porque aun siendo una adolescente tenía una cultura gigante, tuvimos un noviazgo largo de 12 años, toda mi carrera universitaria, y nos casamos. Nos compenetramos desde jóvenes, y eso fue importantísimo, porque participamos y disfrutamos la misma cosa. Por otro lado es una gigantesca administradora, y lo más bueno del mundo es cuando un hombre le pone en los brazos de la mujer la responsabilidad de su vida económica, nunca me he preocupado por problemas económicos, de todo se encarga ella. Tenemos 4 hijos, mi hijo mayor es un médico radiólogo como yo, con una subespecialidad, trabaja con nosotros en algunas cosas y también en Santo Domingo. La segunda hija es abogada, se dedica a dar consultoría para empresas familiares, los otros dos son gemelos, son médicos internistas, hacen Medicina Familiar, estos últimos tres viven en Estados Unidos”.

10. Responsabilidad social

Tuve el privilegio de conocer un individuo maravilloso, el padre Ernesto Travieso, un jesuita que fundó un centro en Licey para dar atención a las comunidades lejanas de la Sierra, hace 50 años bajar de Juncalito a Santiago tomado 5 horas, esa gente no tenía acceso a educación, salud, ni agua potable, vivían aislados, y la intención del sacerdote era enseñarle a los campesinos los instrumentos para salir de las condiciones de pobreza, tanto intelectual como física que tenía. Me dieron la oportunidad de trabajar con ellos para tratar de darle una envoltura cultural correcta a lo que querían hacer, y además que las cosas se hicieran éticamente correctas, que no viniera ningún médico a practicar nada con un campesino dominicano. En la Misión Ilac me involucré hace 29 años y la presido desde hace 12 años. Damos atención a 250.000 campesinos desde Dajabón hasta Gaspar Hernández, y desde la Sierra de Santiago Rodríguez hasta Cotuí”.

Cáncer seno afecta en RD a menor edad

Tras haber hecho más de cien mil mamografías, Morel puede afirmar que las mujeres del país tienen una incidencia muy alta de padecer cáncer de seno a menor edad que en otros países.
“El cáncer tiene condiciones ambientales, genéticas, que influyen, no están claramente definidas. Conversando en un congreso en Nueva York me dice un doctor que si atiende una mujer joven con cáncer le pregunta si es dominicana, porque la mayoría de cáncer que llegan al Memorial de Nueva York son mujeres dominicanas, es raro ver una anglosajona con cáncer de seno con 27 o 30 años.

El apoyo del sistema de salud dominicano al cáncer está muy bien, a nivel gubernamental hay conciencia, se adhieren a las campañas de prevención, y los medios apoyan rabiosamente las campañas contra cáncer de seno, en los últimos 15 años la mujer ha tomado más conciencia de que tiene que evaluarse regularmente para detectarlo a tiempo. Los seguros cubren la mayoría de procedimientos que se hacen para detectar y tratar el cáncer de seno, aunque en muchas mujeres esa cobertura se acaba, porque los costos en salud han llegado a ser impagables, después que se le acaba la cobertura, se encuentran desnuda porque no pueden seguir el tratamiento, pero yo creo que se ha avanzado un largo trecho, hay muy buena cobertura aquí cualquiera con un seguro médico de Senasa va a cualquier clínica y lo atienden”.

FUENTE: Periódico el Caribe

“Creamos conciencia de la alta mortalidad del cáncer de seno para que se traten”

Comparte este Articulo

Facebook
Twitter
LinkedIn
cancer de seno diagnosis
Escríbenos Aquí
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola! Como podemos ayudarte?